91 665 14 88  |  WhatsApp 626 27 13 26
Síguenos en:

ODONTOLOGÍA Y FISIOTERAPIA

ODONTOLOGÍA Y FISIOTERAPIA
0 14 octubre, 2015

¿Sabías qué…?

Una interferencia oclusal como puede ser una caries o la ausencia de una pieza dental puede provocar un aumento de tono de la musculatura masticatoria (músculos maseteros, temporales, pterigoideos…) repercutiendo sobre la integridad de la articulación témporo-mandibular (ATM)

Y esto… ¿por qué ocurre?

El contacto oclusal (contacto entre dientes) debe ser el adecuado. Cuando esto no ocurre, el ligamento periodontal (ligamento que sostiene el diente sobre la encía y amortigua las fuerzas masticatorias) se ve hiperestimulado y a través del nervio Trigémino (V par craneal) provoca una facilitación de los núcleos grises repercutiendo sobre el resto de estructuras que inerva creando una hiperactividad de la musculatura masticatoria que se encarga de la búsqueda continua del posicionamiento correcto de los dientes.

Esta hiperactividad muscular aumenta la presión sobre la ATM pudiendo provocar trastornos articulares como puede ser artrosis, afectación del menisco, compresión de los elementos vasculo-nerviosos que se encuentran en la parte posterior de la articulación (arteria y vena carótida interna, nervio Facial (VII par craneal) y nervio aurículo-temporal (rama del V3) dando lugar a cefaleas, vértigos, mareos, cervicalgias, dificultad en la abertura de la boca…

En nuestro centro trabajamos en equipo odontólogos y fisioterapeutas para valorar la causa principal de tu sintomatología, y de este modo encontrar y tratar la causa que te solucione el problema.

Rocío Sánchez

Fisioterapéuta y osteópata

Video ilustrativo sobre el funcionamiento de la ATM:

 

Share Button
Posted in Blog by rafael